Carta al pasado: Para mi yo, médico general

por | Nov 12, 2020 | Actualidad, Comunidad SD | 0 Comentarios

Estos más de 12 años en el mundo de la medicina me han dado valiosas enseñanzas, que me habrían encantado conocer en su momento.

El camino de nosotros los médicos está lleno de altibajos, de satisfacciones y sinsabores. Hoy me animo a escribir, desde mi experiencia, lo que me habría gustado saber durante mis primeros años de este largo camino.

Querido yo, estudiante de medicina

Esta aventura tiene fecha de inicio pero, ya te habrán comentado, no tiene fecha de término. Los siete años en la universidad van a darte las bases que necesitas para trabajar con vidas humanas, así que aprovéchalos y sé constante en tus estudios. Sin embargo, tu vida no solo debe transcurrir entre libros. Está bien buscar la excelencia en todo lo que hagas, pero nunca a costa de tu salud física y mental. Date un tiempo para compartir con tu familia y amigos, hacer ejercicios y alimentarte adecuadamente. No tienes idea de cuántas historias de sobrepeso/obesidad inician en esta época, y cómo han incrementado los problemas metabólicos entre jóvenes como tú. Mis amigos psiquiatras saben también cómo inician los problemas asociados al estrés en esos años.

Que no te preocupe el tiempo que te tomará recibir tu diploma. El tiempo avanza para todos, y tú estarás cada vez más cerca de poder impactar en la salud de las personas. No te apures, esta es una carrera de resistencia, y no de velocidad. Y el recorrido es mucho más llevadero cuando cuentas con un círculo de amigos que buscan lo mismo que tú, y que se apoyan en todo el proceso. Sé siempre un buen compañero.

Durante el internado práctica lo más que puedas, busca mentores en tus residentes, médicos asistentes, tus libros y artículos. Tus mayores valorarán tu proactividad, eficiencia y conocimientos, y si a pesar de demostrar todo ello en el día a día sientes que no eres tratado de forma correcta, no lo tomes personal. Lamentablemente, en muchos lugares aún subsiste la precaria idea de que se debe perpetuar el maltrato. Espero que tu generación ya deje de normalizar esto. Y si existen situaciones que vulneren tu bienestar físico o mental, denúncialas.

Querido colega médico general

Acabas de recibir tu título y colegiatura, esas cartulinas que indican que estás listo para atender pacientes, y que ya eres responsable de tus prescripciones. Ante la duda, sé lo suficientemente humilde para buscar consejo en aquellas personas que tienen más tiempo en este viaje. Tener esos diplomas no significa que automáticamente lo sabes todo.

Si decidiste hacer el servicio médico rural, como la mayoría de nosotros, por favor no pongas tu seguridad en riesgo por un puntaje. Somos muchos los que hemos conseguido una excelente sede de residencia médica, en el primer intento, con solo 8 o 6 puntos. Valora los pros y contras de las diferentes plazas, consulta con serumistas que están terminando. Lamentablemente, todos los años existen accidentes, colegas que se lesionan, son agredidos o fallecen. Aunque siga pasando el tiempo, y leamos los clásicos comunicados de indignación en redes sociales, esto no cambia. Nadie más que tú velará por tu bienestar. Piensa en tu familia y lo mucho que han trabajado juntos para que logres tu objetivo de ser médico. Elige el lugar que te brinde condiciones seguras, no seas una víctima más. Acabas de recibir tu título y colegiatura, esas cartulinas que indican que estás listo para atender pacientes, y que ya eres responsable de tus prescripciones. Ante la duda, sé lo suficientemente humilde para buscar consejo en aquellas personas que tienen más tiempo en este viaje. Tener esos diplomas no significa que automáticamente lo sabes todo.

Y si decides seguir por la especialidad, haz una estrategia. Si tuviste una plaza de servicio rural con el puntaje máximo, enhorabuena, pero esto no te asegura una vacante. Estudia a conciencia, analiza tus opciones, indaga sobre cuál plaza te dará más experiencia en los siguientes 3 a 5 años (un servicio completo, camas de hospitalización, casuística florida o lo que necesites para aprender lo más que puedas). Y si no sabes qué es eso que necesitas, contacta a residentes de diferentes sedes y pregúntales. Así fue como decidí apuntar mis esfuerzos al hospital donde me formé como especialista.

¿Te gustó?
Tienes que leer la segunda parte. Leer Ahora.

Smart Doctor Pro

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correos y obtén acceso a información importante de salud y actualizaciones de Smart Doctor en tu bandeja de entrada.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Descarga nuestra app y realiza tu primera teleconsulta

Got it!
X